VACUNADLOS CONTRA LA DEPRESIÓN

Padres del mundo,
sabed
que el alma también se acatarra
con un virus feroz,
que cuando no mata
desgarra.

Padres del mundo,
intuid
que hay también inviernos helados
en los cuarenta grados de agosto.
Y hay vientos huracanados
que congelan los corazones
que juegan
desabrigados.

Padres del mundo,
entended
que no hay jeringuilla ninguna,
ni jarabe, ni pastilla,
ni espray,
donde condensar la vacuna
que les dé la inmunidad
para la noche en que verán
su primeriza
luna.

Padres del mundo,
encontrad
bufandas para la autoestima;
tejed a mano jerséis
que mantengan su calma caliente;
y nunca jamás les dejéis
exponerse en soledad
a ese frío tan punzante
e hiriente.

Padres del mundo,
velad
y al ver las primeras fiebres
tiene que verlo el galeno.
Y, por lo demás, ya sabéis:
caldo de gallina y amor,
mantas de gran comprensión,
paños impregnados en ayuda
y mimos para
el corazón.

Padres del mundo,
cumplid
con vuestro oficio
más sacro.

young-woman-2239269_1280

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s