MARCO DE FOTOS

Como el árbol, sigues en pie,
por la inercia del orgullo
de tus genes.

Como el árbol, tienes ramas
como cuatro brazos que se agarran
en el rectángulo,
en el oráculo,
que adivina un pasado
que nunca ha de regresar.

Como el árbol, eres madera,
tocada por la magia
y hecha espejo,
lago de las noches solitarias
donde surge nítido el reflejo
de los que ya no volverán.


picture-2281202_1280

OIGO UN RUMOR

Oigo un rumor, un ruido,
y salgo;
sólo era el viento,
vuelvo a la lumbre y a las letras.

Oigo un rumor todavía mayor
un ruido estremecedor,
y entro
para ver que era el aliento,
arremolinado
en un vendaval de emociones
que despierta el poema
en mis adentros.


book-1421097_1280

NOCHE MUSTIA Y SOLITARIA

Cuando la plena luna más calienta,
por mi cabeza pasa siempre un hombre
vestido con mi traje y con mi nombre.
Se dirige al balcón, donde se sienta,
y contempla el silencio que lo envuelve.
En la extraña estación resbaladiza,
se fuma la ciudad, triste y ceniza,
y nunca coge el tren que nunca vuelve.

night-2090192_1280

LOS REFUGIABLES

Hay niños con ojos de escarpelo
-como de acero azulado-
y hay hombres con manos de escofina
-como de lija azabache-
que escarpan
sueños
en el horizonte
-sin saber que solo son
comida para peces-.

tanga-102577_960_720

GOLPE DE ESTADO

¿De verdad crees que no me lo esperaba?
¿que no te había visto murmurando en la neblina?
¿buscando aliados en la noche?
¿armando a mercenarios?

Ay, si hubiera podido,
si hubiera sabido reunir
las fuerzas leales necesarias
para evitar este golpe de estado

a la cordura…

Otro gallo cantaría.
Y este cuerpo que divaga
sumido en la locura
no divagaría.


chess-2489553_1280

VACUNADLOS CONTRA LA DEPRESIÓN

Padres del mundo,
sabed
que el alma también se acatarra
con un virus feroz,
que cuando no mata
desgarra.

Padres del mundo,
intuid
que hay también inviernos helados
en los cuarenta grados de agosto.
Y hay vientos huracanados
que congelan los corazones
que juegan
desabrigados.

Padres del mundo,
entended
que no hay jeringuilla ninguna,
ni jarabe, ni pastilla,
ni espray,
donde condensar la vacuna
que les dé la inmunidad
para la noche en que verán
su primeriza
luna.

Padres del mundo,
encontrad
bufandas para la autoestima;
tejed a mano jerséis
que mantengan su calma caliente;
y nunca jamás les dejéis
exponerse en soledad
a ese frío tan punzante
e hiriente.

Padres del mundo,
velad
y al ver las primeras fiebres
tiene que verlo el galeno.
Y, por lo demás, ya sabéis:
caldo de gallina y amor,
mantas de gran comprensión,
paños impregnados en ayuda
y mimos para
el corazón.

Padres del mundo,
cumplid
con vuestro oficio
más sacro.

young-woman-2239269_1280

ANHELOS DE NATURALEZA

Recuerde el alma dormida
su genuina sustancia
de ser salvaje,
que está hecha nuestra vida
a la dura trashumancia
y no al anclaje;
no entiende el alma perdida
estar presa en una estancia,
raro paraje,
quiere nadar desvestida,
sentir la mar, su fragancia
y su oleaje.

Sueñe el alma aletargada
con esa libertad plena
que tuvo antaño,
sueñe con una alborada,
con la hierba, el sol, la arena,
un sueño extraño;
Pues sufre el alma encerrada
en vida espuria y ajena
profundo daño,
y anhela desesperada
fugarse de esta colmena,
de este rebaño.


fantasy-2995326_1280