ANHELOS DE NATURALEZA

Recuerde el alma dormida
su genuina sustancia
de ser salvaje,
que está hecha nuestra vida
a la dura trashumancia
y no al anclaje;
no entiende el alma perdida
estar presa en una estancia,
raro paraje,
quiere nadar desvestida,
sentir la mar, su fragancia
y su oleaje.

Sueñe el alma aletargada
con esa libertad plena
que tuvo antaño,
sueñe con una alborada,
con la hierba, el sol, la arena,
un sueño extraño;
Pues sufre el alma encerrada
en vida espuria y ajena
profundo daño,
y anhela desesperada
fugarse de esta colmena,
de este rebaño.


fantasy-2995326_1280

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s