NOCHE MUSTIA Y SOLITARIA

Cuando la plena luna más calienta,
por mi cabeza pasa siempre un hombre
vestido con mi traje y con mi nombre.
Se dirige al balcón, donde se sienta,
y contempla el silencio que lo envuelve.
En la extraña estación resbaladiza,
se fuma la ciudad, triste y ceniza,
y nunca coge el tren que nunca vuelve.

night-2090192_1280

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s